Tus 3 imprescindibles Ana: Volver de las vacaciones

Acabo de regresar de la playa con un colorcito súper bonito en mi piel y estaba tan feliz hasta mirarme al espejo de casa y acabo de entrar en depresión, ¿la que aparece en el espejo soy yo?.

No puede ser, no me gusta mi piel, está muy seca, áspera, la tonalidad es apagada.

Esta historia no es única, tú también puedes regresar a casa después de tu merecidísimo descanso y observar los estragos del sol en tu propia piel y eres verdaderamente consciente de ello al mirarte al espejo de la realidad, la rutina en casa.